30/1/18

Curso de Desarrollo Personal.

Aunque pensemos que ya hemos dado todo lo que podíamos dar, no es cierto. Es evidente que llegada cierta edad, ya no crecemos más físicamente. Si hacemos ejercicios físicos ganaremos en fortaleza, pero no en altura; sin embargo,  nuestra mente, que ciertamente forma una unidad con el cuerpo, es susceptible de crecer, de desarrollarse de una manera indefinida. Con esfuerzo, vamos madurando, adquiriendo esa “sabiduría “, que no está en los libros, y  que nos permitirá conducir nuestra vida por caminos más  acertados.  La felicidad está ligada a nuestra madurez personal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario